Los novatos tienen que atravesar unos fangales inundados