Los novatos rapelan desde un helicóptero a 30 metros de altura