Carmen, a Abel: “Izar lleva todo el día más caliente que el palo de un churrero”