Zidane gana crédito en una semana: de estar cuestionado a ser colíder en Liga