La negativa de Xavi no garantiza la continuidad de Valverde: el Barça quiere echarle de forma pactada