Woody Belfort, culturista con parálisis cerebral, sube a pulso un rocódromo en silla de ruedas