Un triple-doble de Westbrook ahonda más la crisis de los Warriors