De la Marsellesa al profundo silencio en Wembley por los atentados parisinos