Todo el mundo a vueltas con el juego violento en los derbis, pero… ¿qué dicen los datos?