Se apaga el volcán Cristiano: el portugués está cada vez más cerca de quedarse en Madrid