Vinicius se llevó un mordisco en la cabeza de un jugador de Atlético de Madrid tras sus dos golazos en el miniderbi madrileño