Los vecinos del Vicente Calderón lloran a su estadio entre los últimos escombros: "Era mi alegría de cada semana"