Del césped, al vestuario: la euforia del Sevilla tras meterse en otra final de Copa