El vestuario no confía en la gestión de Bartomeu y podría poner contra las cuerdas al club tras el ERTE