Los pesos pesados del vestuario del Barça compadecen a Valverde ante un banquillo sin soluciones