La versión chilena del mítico ‘tocamiento’ de Michel y Valderrama