La última vergüenza ultra: piedras, botes de humo y ataques a la policía con proyectiles