Valverde controla la euforia del Barça y dice que la liga no está sentenciada