El vacile y complicidad de Florentino con Cristiano… ¡Le quita la gorra!