La 'vacilada' del verano: El rival no es capaz ni de ver donde está la pelota