Una urna, un sí y cientos de papeletas a la cancha: el Palau pide la independencia