Los ultras marselleses, una amenaza para la final de Lyon