El ultra del Marsella que ha sido detenido en Bilbao fue uno de los que más la lió hace dos años