"El último tirón y a morir de un infarto": la afición de Gijón aún cree en el Sporting