Un triple de Llull lleva al Madrid al cielo