La tremenda celebración de Gales: aplausos a lo islandés, corazón y el baile viral