Una tormenta eléctrica estuvo cerca de obligar a suspender el encuentro entre el Real Madrid y la Roma