Sharara Sarwari, la ciclista afgana que entrena con la bici de su hermano porque los talibanes le quitaron la suya