Sergio Ramos y Mbappé, calvos: el filtro que ha triunfado en el vestuario del PSG