Un niño recibe una camiseta de Messi y se convierte en objetivo de los talibanes: "No hemos tenido una vida tranquila. No vivimos en paz"