Neymar la lía con una macrofiesta para despedir el año en Brasil: la única prohibición es sacar fotos