A Koeman le empieza a sangrar la nariz en mitad de una rueda de prensa y se limpia con lo primero que pilla: la mascarilla