Hamilton compra por 30.000 dólares una mesa en la Met Gala para dar visibilidad a diseñadores afroamericanos