Cristiano y Georgina se instalan en su nueva mansión en Manchester: siete dormitorios y una piscina interior entre los lujos