La policía italiana sorprende a Achraf y Lukaku a las 3 de la mañana en una fiesta clandestina en un hotel de Milán

Achraf y Lukaku celebran un gol del Inter de Milán.