Roelio, la mascota más fea del mundo, es muy querida en Pontevedra