Un terremoto cercano al estadio del Estoril pudo ser la causa de la grieta en la grada