La falta de tensión en los jugadores del Barcelona les provoca lesiones