El 'tie-break' más largo de la historia