Roger Federer sale ovacionado de Wimbledon tras su eliminación y siembra la duda sobre su futuro