El rival de Nadal se vuelve loco