Una lesión de Rafa Nadal le impide ganar el Open de Australia pese a su entrega