El rival contra el que Rafa Nadal no puede competir: las cámaras instaladas en Roland Garros