Las imágenes que demuestran la humildad de Nadal: llega al hotel tras ganar Roland Garros y se preocupa por los empleados