La última polémica de Novak Djokovic: una fiesta multitudinaria para celebrar sus 311 semanas como número 1