Un pelotazo de Almagro a Berdych provoca la rabieta del checo