Los otros inquilinos de la burbuja del Open de Australia: ratas y todo tipo de insectos, mientras se mantiene el confinamiento estricto