El dominicano Estrella mantiene su idilio en la tierra batida de Quito