El británico Daniel Evans, suspendido un año por consumo de cocaína