La afición en el Open de Australia fríe huevos en las gradas ‘gracias’ al agobiante calor